martes, 21 de octubre de 2008

The Cure - Dragon Hunters Song

No es un descubrimiento reciente, pero como causo una gran y grata sorpresa en mi, hoy me apetecía hablar sobre ello. Resulta que una tarde, mi hijo estaba viendo una serie de dibujos en el TV3, el canal autonómico de Cataluña, y al finalizar el mismo, la música que acompañaba los créditos, me gusto un montón. Tenía tintes ochonteros y la voz del cantante me resulto sumamente familiar. Por supuesto al día siguiente me propuse ver el episodio completo para comprobar si en algún lugar me desbelaban mis sospechas y… efectivamente era Robert Smith con su banda The Cure. Cuando le conté a mi hijo que yo había bailado con aquel grupo, los ojos se le abrieron por completo, debía estarse preguntando que sustancia psicotrópica se había tomado su padre, vamos seguro que alucinó por momentos. Acto seguido, busqué el vinilo Mixed-up que poseo todavía y juntos escuchamos todos los temas. Ahora mi hijo tiene grabado en su Mp4 una carpeta con éxitos de The Cure y en mas de una ocasión le he pillado escuchando a este prodigioso y siniestro grupo. La verdad es que en esos momentos yo me inflo todo orgulloso, que tontería, pero no puedo evitarlo, “a menudo los hijos se nos parece, así nos dan nuestra primera satisfacción…”

5 comentarios:

Outsider dijo...

Definitivamente uno de esos grupos a los que acabamos volviendo para sentirnos jóvenes otra vez, siniestros, oscuros, desordenados, caóticos... vivos.

Padme dijo...

que bueno escuchar a the cure. la verdad que compartir gustos musicales con los hijos es algo que no sé porqué hace ilusión, no?

muy buenos post los de esta noche, "señor caballero" (qué redundancia, hijo) xDDD

bsos.

leticia dijo...

Simplemente la historia se repite Javi. La misma sensación habrán tenido nuestros padres cuando escuchábamos su música.
Comprendo tu emoción.
Te dejo un beso.

Javier Caballero dijo...

La historia se repite, es emocionante, Leticia, ya tenemos algo mas que compartir mi hijo y yo y eso que tiene 7 añitos, aun queda mucho por caminar.

Padme, mi apellido tiene sus curiosidades, recuerdo que estuve saliendo con una chica que se apellidaba Guerrero, imaginate, si llego a tener hijos con ella... pa que las prisas. Otra curiosidad es cuando llegas a un restaurant o bar y me preguntan "¿el caballero dirá?" entonces me pregunto, ¿Cómo cojones me conocen? Son cosas que pasan.

Si volver a ser joven. Jovenes somos, pero con unos cuantos años a nuestras espaldas y esperando continuar manteniendonos vivos.

Padme dijo...

cierto, javi. es un apellido que da mucho juego. xDDD