martes, 10 de junio de 2008

Sonny and Cher - I Got You Babe

Creo que nunca he puesto post que hagan referencia directa a una película, si había hablado de Rambo, pero no fue por el guión, me centré mucho más en lo que significo su banda sonora. Pues hoy si vamos a hablar de una gran cinta, una de esas que yo pondría en mi maleta para llevarme a una isla desierta. La primera vez que la vi, simplemente me encantó, después, cada vez que he vuelto a verla, he descubierto una cosa nueva que me ha cautivado cada vez mas. Toda la trama de esta gran comedia me parece destornillante desde la primera secuencia. Bill Murray borda su papel que en ciertos aspectos me recuerda a House. No podría elegir el mejor momento del largometraje, a cual mejor. El principio “la marmota ha dicho que el invierno durará seis semanas mas” Ah que consuelo mas grande ver que los americanos creen en predicciones hechas por mamíferos, como nosotros creemos en Raphel o Aramís Fuster. El inicio del bucle, un sorprendido Phill (Bill Murray) ve como queda atrapado en el día 2 de Febrero, incertidumbre, incredulidad… Su egocentrismo le hace aprovechar la situación para sacar provecho de ello , intentando ligarse a la productora (Andy Mcdowell) empatizando en sus gustos, indagando en sus preferencias, profundizando en sus recuerdos, pero recibiendo siempre en el momento mas álgido, una buena bofetada. Entramos en la etapa de la desesperación, todos los días, un reloj gigantesco cambiando la hora de las 5.59 a las 6.00 de la mañana, una canción, la que hoy toca escuchar “I got you babe” y una jodida marmota empecinada en augurar un largo y duro invierno. Insólitas son las maneras de quitarse la vida, electrocutándose, tirándose al vacío, pegándose un tiro, atropellado por un camión, por un coche, por un … cuantas formas de suicidarse. El desenlace, tanto estar anclado en el mismo día, le hace reflexionar sobre su existencia, sobre sus valores y sus creencias y su forma de ser. Se reconvierte en un hombre con principios, aprende a tocar el piano, a realizar esculturas de hielo, a escribir con talento, a recitar con calidad, ayuda a la comunidad… y se enamora de corazón de su acompañante femenina. Finalmente el hechizo se rompe el día que consigue acostarse con ella, amaneciendo en Punxsutawney en un día esplendido, con un sol radiante. Cuanta moraleja en esta obra, francamente una de las mas admiradas por mi desde hace mucho tiempo. Haciendo una reflexión, en alguna ocasión me gustaría disfrutar de la experiencia de estar anclado a una fecha, pero luego, cuando lo pienso más profundamente, creo que casi casi, estoy viviendo todos los días lo mismo, me levanto, trabajo, escribo en este blog, me acuesto y vuelta a empezar, habrá que aprender, y dar mas contenido a la vida.


6 comentarios:

TILIE dijo...

Javi, no he visto la peli, pero tus últimas palabras me dejaron pensando. Primero en vos, en la reflexión que hacés de tu vida. Si crees eso, vas a tener que hacer algo pronto! Y después en la mía. ¿Por qué me sorprendió tanto lo de tu vida, si la mía no es diferente? Porque lo que nos molesta o nos duele de otro, es justamente lo que nos molesta o nos duele de nosotros mismos.
Una cosa es cierta Javier:hacer estos blogs nos moviliza más que la terapia en lo del(p)sicoanalista
Besos.

Javier Caballero dijo...

Si Tilie, a veces siento que mi vida es eso, un bucle y encima no hago nada por romperlo. Posiblemente este blog fue una excusa para comenzar a romperlo. Siempre he sentido que era mas sincero cuando escribía, que cuando hablaba, al menos los sentimientos eran mas puros. Tienes razón, es el momento de comenzar a movilizarse, casualmente yo creo he comenzado... Ya os explicaré.

Javier Caballero dijo...

Por cierto, la peli te la recomiendo, aunque el argumento a grandes rasgos te los he descubierto yo en mi post, seguro te entretendrá un rato.

Outsider dijo...

Yo he visto la pelicula y efectivamente hay dias que me hubiera gustado poder vivir una y otra vez, de hecho esa rutina que mencionas sobre la vida que solemos llevar me hace pensar que no me desagradaría... de hecho es como saber lo que te va a pasar y lo que te puede pasar.

Por lo demás, creo que la rutina en la que vivimos es ficticia... no vamos en circulo, vamos en espiral... cada vuelta no es igual a la anterior y al final el alambre siempre se acaba.

Javier Caballero dijo...

Outsider, por supuesto que hay días que me gustaria vivir una y otra vez. Pero no estar anclado, elegir yo cuantas veces repetir y cuando salir de la repetición.

Bruma dijo...

Pues yo estoy contigo, Javier. A mi la película me resultó agobiante. Al final por muy buenos que sean los días si se repiten una y otra vez se consigue llegar a odiar hasta las experiencias más extraordinarias. Yo prefiero que cada día sea distinto y que en cada uno se den las circunstancias que permitan hacer de él un día especial.