miércoles, 11 de junio de 2008

Sonia - You'll Never Stop Me Loving You

A finales de los 80, la unión de tres productores, hizo posible el éxito de varios artistas. Con ellos empecé a comprender el término que muchos locutores utilizan para encasillar a determinados cantantes “de la factoría de …”. Fabricaban éxitos como churros, todas las melodías se parecían, la misma percusión y un ritmo muy parecido. Lógicamente estoy hablando de los Stock, Aiken and Waterman. Ellos nos descubrieron a Sinitta, Jason Donovan, Bananarama, Mel and Kim, Kylie Minogue, Rick Astley, y por último, una menos conocida, Sonia. Quizás he escogido a esta última porque dentro de los producidos por estos monstruos de la música, es la que posiblemente en España menos repercusión tuvo. El tema de hoy es alegre, que mejor que confesar que nadie parará su amor por ti. La formula es sencilla, hablar de las relaciones de pareja, de lo mucho que sientes por otra persona, del día a día, de que todos los problemas pueden ser superados, que el final siempre es bonito, lo metemos en una coctelera, agitamos y sacamos un puñado de canciones que se basan en lo mismo. Que conste que esto no es una crítica, todo lo contrario, es admiración que algo tan simple, tan cercano, tan próximo, y yo sin saberlo utilizar. Deberemos asistir a algún curso intensivo a ver si nos reciclan.

2 comentarios:

Outsider dijo...

Creo que de alguna manera has definido lo que son las modas... y habría que preguntarse si es la gente la que hace que algo se haga moda o si la moda es la que hace que la gente haga lo que la moda quiera...

Por otra parte, en relación con el título de la canción, dices que "El tema de hoy es alegre, que mejor que confesar que nadie parará su amor por ti.", pero el título es en realidad triste, porque lo que realmente confiesa es un amor incondicional no correspondido.

Javier Caballero dijo...

Tienes razón Outsider, el termino alegre lo quería utilizar mas a lo que me transmite la música en esta ocasión que no la letra. En cuanto a la moda... es como la eterna pregunta, ¿Quién fue primero? ¿La gallina o el huevo?