miércoles, 18 de junio de 2008

Propaganda - Duel

Un duelo, aquello si que fue un gran duelo. Resulta que yo tenía un amiguete que se llamaba Javier Martí, que estaba loco, que no enamorado, por una rubia de la cual ahora no recuerdo el nombre. Realmente la chica era muy guapa, de esas que de pequeñas ya destacan por el oro de su pelo, por tener unos ojos azules preciosos y una sonrisa cautivadora, una de esas que muchos creen imposibles o las convierten directamente en sueños, para no tener que enfrentarse a la realidad. La conocíamos desde niños, pues ella se dedicaba a pasear por las ramblas de L´Hospitalet con sus patines, la patinista cariñosamente la denominábamos. Pues una tarde de febrero, mas concretamente un viernes tarde de carnaval, Evaristo, Javi Martí y un servidor presenciamos como otro chico comenzaba a lanzarle los tratos y ella se dejaba querer. Javi tuvo un ataque de cuernos impresionante, no entiendo todavía bien porqué, pues no había nada entre ellos mas que ser unos conocidos que habían hablado en unas pocas ocasiones. Bueno, debo reconocer que algo de culpa también tuvimos, pues Evaristo y yo comenzamos a llenarle la cabeza diciéndole que atacara, que no fuera tonto, que si no lo hacía la perdería para siempre y eso fue lo que sucedió, la perdió para siempre. En un arranque de valentía se acercó a ella, se quito la peluca, (¡Uf! Que no recordaba que el iba disfrazado de tía) y comenzó a decirle que si el estaba enamorado, que si no tenía ojos para nadie mas que ella, y otras frases de esas que aprendemos de películas. Ella le miraba con ojos que salían de sus órbitas y boca abierta, cuando de pronto apareció el chico que le había estado tirando los tejos anteriormente, la cogió de la cintura y amarraditos se marcharon dejando con un palmo de narices a nuestro amigo. Ni tan siquiera se digno a contestarle y es que a veces los amores adolescentes son muy crueles para quien los sufre y muy graciosos, para los que desde lejos veíamos toda aquella situación, como si de un serial televisivo se tratase. Debo admitir que los crueles fuimos Evaristo y yo, pues durante mucho tiempo después, una muy larga temporada, estuvimos mofandonos de todo aquello. Javi, espero que sepas perdonarnos. Por cierto, la chica se llamaba Esther, me ha venido ahora como un Flash.

4 comentarios:

Una del sur dijo...

Hola Javi,

Soy Loli, ¿como estas? Estoy viviendo en Granada con mi novio, el gallego, no se si te lo presente pero a tu primo si. Es muy bueno conmigo y se porta muy bien. En verano vamos a ir de vacaciones a Barcelona, asi que me pasare a verte y haber si tomamos un cafe por lo menos. Estoy dando clases en un colegio a niños de 5 años y todo me va bien. Aunque no te lo creas, sigo estudiando catalan en una academia, y ahora tengo un lío en mi cabeza con el español, catalan y gallego...

Cuidate mucho porque te aprecio mucho. Un besico muy grande

Bruma dijo...

Uyysss, Javier. Casi coincidimos. Estuve ayer pensando en poner un vídeo de Propaganda y al final no me decidí. Pero lo pondré. No era este el que iba a poner aunque me parece también genial.

Evaristo dijo...

Dioooss! "la patinista"!! Era un icono sexual de la Ramblas de Hospitalet. ¿Qué será de ella?

Javier Caballero dijo...

Bruma ya estoy ansioso porque pongas el tema de Propaganda. Haré una apuesta con alguno para ver que tema pones.

Evaristo, si un icono, un cisne que después se convirtio en patito feo. Las últimas noticias que tenemos de ella es que engordó mucho y que la vida no le sonrió demasiado. Con lo que prometia aquella chica.