lunes, 15 de febrero de 2010

El parga - El canto del gallo

Pues a mi ni me pone cachondo, ni me importa un huevo. Este señor debería pagar por martirizarnos y dejarnos con los ojos como platos toda la noche sufriendo y con pesadillas y lo peor de todos, ¿De verdad hay gente que en la discoteca ha bailado esto? Qué los deshereden.


2 comentarios:

Elektra dijo...

Juer, la gaita prometía, pero era lo único, desde luego. A este no le pueden empaquetar para otro mundo? O mejor, no me pueden empaquetar a mi?

Feliz semana. Besote.

Javier Caballero dijo...

mejor la primera opción Elektra, contigo me divierto, con este no.